Rebajas, fraude y mensajes equívocos

Volvemos a la normalidad y lo primero que nos encontramos es una nueva campaña de rebajas. De hecho, de rebajas hay, cada vez más, de forma permanente. Y en muchas ocasiones, a fin de llamar la atención del consumidor se dan mensajes que, además de falsos, incitan al fraude fiscal.

Cuando una campaña de descuentos en el precio anuncia bajo el lema de “venta sin Iva” para indicar que habrá descuentos importantes (el 21%) se están produciendo dos hechos:

  • Hay publicidad engañosa, prohibida además por la ley de publicidad, pues se da un mensaje que no es cierto. Ninguna venta se hace sin Iva.
  • Se está dando un mensaje al consumidor de que pueden haber productos en el mercado con impuesto y productos sin impuesto y, incluso, en algunos casos aún se va más allá y el mensaje está relacionado con lo fantástico que es comprar sin pagar impuesto.

Obviamente estos mensajes son demoledores, y no deja de ser sorprendente que la AEAT acepte, permita y no actúe contra este tipo de publicidad.

Siempre he defendido que la cultura tributaria se debe promover desde muchos puntos de vista. Hay que exigir transparencia, es necesario que el ciudadano conozca cómo y dónde se gasta su dinero, es necesario que la administración tributaria actúe contra quien hace fraude, pero también es necesario que todos seamos conscientes de que tenemos que tributar, de que lo que queremos hacer de forma común es necesaria la contribución de todos, dado que es así como nos hemos organizado. Y este tipo de mensajes van en la línea contraria.

Si en nuestro carácter latino, acostumbrado ya a buscar ventajas personales por encima del bien colectivo, le damos mensajes y alas para explotarlo, resultará muy difícil hacer pedagogía antifraude. Y el hecho es que debe funcionar, que realmente esto de ahorrar impuestos nos da más “morbo” que no decir que conseguimos un descuento del 21% en el precio. Es decir, el objetivo que nos atrae no es el volumen del descuento, sino el hecho de no pagar impuesto.

Necesitamos un sociólogo que nos lo analice, que nos diga porque tenemos este comportamiento tanto antisocial cuando después nos llenamos la boca con todo lo que queremos que el Estado nos cubra, pero sobre todo necesitamos una administración más coherente que no permita estos abusos publicitarios.

Entre otras cosas a mí me enoja que me engañen con publicidad falsa.

Feliz año a todos.

Enric Rius

 

0 676
RIUS CONSULTORS
RIUS CONSULTORS

Deja una respuesta