La agencia tributaria y el Big Data

Estas últimas semanas se ha generado cierta polémica por el hecho de que la AEAT envió cartas a diferentes colectivos con dos contenidos diferenciados. Por un lado, unas iban dirigidas a empresas que habían tenido movimientos importantes de efectivo en sus cuentas bancarias y les pedían explicaciones sobre las motivaciones de estos movimientos “aparentemente” extraños, y por otra parte las otras cartas iban dirigidas a sectores concretos (hostelería, peluquerías, talleres, etc.) donde simplemente se les informaba de que sus datos no se correspondían a las medias de su sector.

Estas cartas despertaron un aluvión de críticas sobre la “presión” que ejercían al contribuyente y sobre si suponía un prejuicio de su actuación, con las que no estoy de acuerdo y que intentaré razonar.

En primer lugar, porque como ciudadano me tiene que alegrar que la AEAT vele para que todos paguen los impuestos que les corresponden, dado que de lo contrario se generan agravios comparativos. Que para ello, la AEAT utiliza toda la información de la que dispone en su base de datos pues creo que es lo normal. De la misma forma que las empresas utilizan y utilizarán el Big Data para saber qué queremos, qué nos interesa y qué debemos consumir; ¿no es normal que la AEAT utilice “su” Big Data para gestionar mejor? Está claro que tienen unos recursos limitados a la hora de vigilar el correcto cumplimiento de las normas y que no pueden inspeccionar todos. Por lo tanto, ¿es criticable que utilicen la información para intentar que los contribuyentes se autogestionen mejor y tengan conocimiento de que tienen la información suficiente para evaluar el correcto cumplimiento tributario?

En segundo lugar, porque como contribuyente estoy encantado de que la AEAT me muestre qué criterios utiliza para evaluar los riesgos fiscales y cuáles son sus parámetros de normalidad. Cuanta más información tengo de cuáles son estos datos, mejor podré manejar y más información tendré sobre mi sector.

La cantidad de información de que dispone la AEAT es ingente y no nos debe extrañar que la utilice. En todo caso lo que hay que pedir y fiscalizar es que la utilización sea correcta y no abusiva, y que se utilice para prevenir y no para intimidar.

Enric Rius

0 926
RIUS CONSULTORS
RIUS CONSULTORS

Deja una respuesta