El derecho de separación del socio derivado del no reparto de dividendos

A finales de diciembre de 2018 se aprobó la Ley 11/2018 que, entre otras reformas, modifica la Ley de Sociedades de Capital. Uno de los aspectos que ha sido modificado es el derecho de separación de los socios minoritarios de las sociedades de capital en el supuesto de que la sociedad no reparta dividendos.

El derecho de separación del socio, en esencia, sólo puede ejercerse en supuestos muy concretos y limitados por la ley, supuestos en los que realmente se puede ver afectado el ejercicio de los derechos del socio, por ejemplo, el traslado de domicilio de la sociedad al extranjero. El no reparto de dividendos se reconoció por primera vez como causa de separación de los socios minoritario en el año 2011, pero se dejó en suspenso por los problemas prácticos que comportaba su aplicación. La reciente ley de diciembre de 2018 ha intentado corregir estos problemas prácticos dando lugar a una nueva regulación que, a fecha de hoy, resulta plenamente aplicable.

¿Cuándo un socio puede ejercer el derecho de separación en el caso de que la sociedad no reparta dividendos? Lo podrá hacer siempre y cuando se den los siguientes requisitos:

– Que los Estatutos Sociales no excluyan el mencionado derecho.

– Que hayan pasado cinco años desde la constitución de la sociedad.

– Que el socio haya dejado constancia en el acta de junta de su desacuerdo en el no reparto de dividendos.

– Que el mínimo a distribuir sea del 25% de los beneficios obtenidos durante el ejercicio anterior que sean legalmente distribuibles, siempre que se hayan obtenido beneficios durante los tres ejercicios anteriores. Sin perjuicio de ello, el derecho de separación no surgirá si el total de los dividendos distribuidos durante los últimos 5 años equivale, al menos, al 25% de los beneficios legalmente distribuibles registrados en este periodo.

– Que se ejerza en el plazo de un mes desde la fecha de celebración de la Junta General.

Este derecho es aplicable tanto a las S.L. como las S.A. y su finalidad es la de proteger a los socios minoritarios ante reiterados acuerdos de la mayoría de no repartir dividendos, declarados habitualmente como abusivos por los Tribunales y fuente de conflictividad en las sociedades.

En definitiva, hay que estar atento en aquellas sociedades en las que existen socios minoritarios, ya que, si se dan los requisitos mencionados, estos socios podrían ejercer el derecho de separación con total cobertura legal y exigir la devolución de las aportaciones que realizaron en su día, o la compra de sus participaciones por parte de la propia sociedad.

0 555
RIUS CONSULTORS
RIUS CONSULTORS

Deja una respuesta