¿Cuándo tiene validez un Pacto de no Competencia post contractual?

El pacto de No Competencia se encuentra regulado en el artículo 21 del Estatuto de los Trabajadores y, tal y como su nombre indica, consiste en el compromiso por parte del trabajador a no desarrollar actividades competitivas ya sea por cuenta propia o cuenta ajena, y la empresa se obliga a satisfacer el perjuicio causado mediante una compensación económica adecuada. Evidentemente, en caso de incumplimiento, el trabajador/a deberá indemnizar a la Empresa.

Si bien con la lectura del artículo 21 ET se podría considerar que todo Pacto de No Competencia es válido siempre y cuando la Empresa retribuya al trabajador/a, pero esto no es así, y es que la validez del Pacto de No Competencia la encontramos en la jurisprudencia, que desarrollan e interpretan la escasa literalidad del articulo 21 ET.

Pues bien, para que un Pacto de No Competencia sea válido, es necesario que en pacto se regule de manera adecuada:

  • Que la Empresa tenga un interés comercial o industrial en que el trabajador no utilice el “know-how” adquirido en la Empresa para otras mercantiles de la competencia o su propio negocio.
  • El pacto debe ser expreso y concreto, haciendo constar la actividad competitiva prohibida, la expansión geográfica del mismo y el plazo de validez del pacto, que no podrá ser superior a 2 años para los técnicos y de seis meses para el resto de trabajadores.
  • La compensación económica debe ser “adecuada”. ¿Y qué entiende la jurisprudencia como adecuada? Pues aquella compensación que asegure de manera justa y eficiente una estabilidad económica al trabajador/a durante la limitación de la competencia.

Asimismo, es esencial que el pacto sea equilibrado y proporcional para ambas partes, y es que no se debe olvidar que en éste se prohíbe al trabajador/a a dedicarse, durante el tiempo pactado, a lo que realmente tiene conocimiento profesional. Es por ello que parece justo y razonable que la compensación económica sea proporcional a la disminución del grado de posibilidades por parte del trabajador/a a reubicarse en el mercado laboral y, sobre todo, a la limitación de su libre elección de profesión.

Asimismo, no sólo se ha cuestionado la validez del Pacto de No Competencia en función de la compensación de éste, sino que se ha considerado nulo el pacto de no competencia con una duración superior a la del contrato de trabajo, obligando al trabajador devolver a la Empresa la cantidad percibida en concepto de Pacto de No competencia.

¿Y cuál es la cantidad que deberá abonar el trabajador/a en caso de incumplimiento o nulidad?

¡Depende!

En caso que el Pacto de No Competencia sea declarado nulo, conforme la doctrina del Tribunal Supremo, deberá abonar las cantidades percibidas en concepto de ello, de acuerdo la recíproca restitución de las prestaciones que establece la Normativa Civil en caso de nulidad. No obstante, el TSJ de Catalunya se pronunció al respecto y obligó al trabajador a devolver a la Empresa únicamente las cantidades proporcionales a los meses en que había incumplido el pacto de no competencia.

Ahora bien, en caso que el Pacto sea incumplido por parte del trabajador/a realizando una de las actividades prohibidas, éste deberá abonar la indemnización fijada en el contrato de trabajo en la “cláusula penal” siempre y cuando no sea desproporcionada, en cuyo caso podría ser declarado nulo!

En caso que no exista cláusula penal, la indemnización la determinará el tribunal, teniendo en cuenta los daños y perjuicios ocasionados a la Empresa y la vinculación entre el incumplimiento y éstos.

Pues bien, el Pacto de No Competencia es todo un mundo, debiendo estar muy bien regulado en el contrato de trabajo, o en el acuerdo que lo regule, así como deberá valorarse muy bien la cantidad abonada al trabajador en compensación de la prohibición establecida y la indemnización que estará obligado/a a abonar en caso de incumplimiento, pudiendo derivar la falta de ello a la nulidad del pacto. Es por ello que se recomienda que éste tipo de Pactos sean elaborados o supervisados por un profesional a fin de evitar sorpresas indeseadas.

Mercè Rubiralta Ribalta

 

0 727
RIUS CONSULTORS
RIUS CONSULTORS

Deja una respuesta