4 novedades que deberías saber sobre la nueva Directiva de Prevención de Blanqueo de Capitales

Antes del verano anunciamos en un artículo del blog la aprobación por parte del Parlamento Europeo de la Quinta Directiva, que incluye un conjunto de normas para luchar contra el blanqueo de capitales. Mientras en Europa se aprueba la Quinta Directiva, España apenas ha transpuesto la Cuarta Directiva en materia de Prevención del Blanqueo de Capitales, incumpliendo el plazo para la transposición, que acabó en junio del 2017.

A pesar de la tardanza, el 31 de agosto se aprobó el Real Decreto-ley 11/2018, que modifica la Ley 10/2010, de 28 de abril, de Prevención del Blanqueo de Capitales y de la Financiación del Terrorismo, y que entró en vigor el día 4 de septiembre de este año.

¿Cuáles son las modificaciones más destacables?

  1. Se han incrementado los importes de las sanciones económicas máximas a imponer en los casos de incumplimiento de la normativa. Por ejemplo, las sanción máxima por la comisión de una infracción grave, como puede ser el incumplimiento de la obligación de aprobar por escrito políticas y procedimientos internos de prevención del blanqueo de capitales, o de identificar los clientes o conservar los documentos conforme la ley, ha pasado de 600.000 euros a 10.000.000 euros; la mínima se mantiene en 60.000 euros. Lógicamente, estas sanciones se gradúan teniendo en cuenta diferentes aspectos como la gravedad y duración de la infracción, el grado de intencionalidad o la capacidad económica del inculpado, pero no deja de sorprender este incremento tan sustancial.

  2. Los sujetos obligados que presten servicios profesionales por cuenta de terceros como la constitución de sociedades, o que ejerzan funciones de dirección o de secretarios no consejeros de consejos de administración o de asesoría externa, o que faciliten un domicilio social, se tendrán que inscribir en un registro de prestadores de servicios adscrito al Registro Mercantil. De todas formas, a estas alturas el Registro Mercantil todavía no dispone de la información necesaria para poner en marcha este registro.

  3. Muy relacionado con los programas de Corporate Compliance: los sujetos obligados tienen que establecer un canal de denuncias interno que permita a cualquier trabajador o colaborador comunicar el incumplimiento de los procedimientos internos aprobados por la entidad, o conductas contrarias a la ley.

  4. En los grupos societarios en qué todas o algunas de las sociedades del grupo sean sujetes obligados, el representante ante el SEPBLAC será único para todas ellas, y tendrá que ejercer algún cargo de administración o dirección de la sociedad dominante.

Además de estas, hay otras novedades que habrá que revisar en función de la actividad de cada sujeto obligado, para adaptar las actuales medidas implantadas.

Sandra Morillo

0 310
Avatar
Rius Consultors

Deja una respuesta